About

Sugar Muffin

Más de una vez -o dos o cien- me he construído fantasías en la mente, especificaciones tan bien definidas de mis expectativas, no sólo de los demás sino tambien de mí misma, que serían simplemente imposibles de alcanzar o cumplir.

Mi filtro de exigencia se tornó tan estrecho, que se volvió muy fácil estar inconforme conmigo, así como también con las cosas y la gente que fui encontrando en el camino. Se volvió tan frecuente para mis interlocutores escuchar frases como “te quiero mucho pero… [insertar queja aquí]” que ya el solo hecho de comenzar con aquellas palabras, causaba temor hasta cuando en realidad no había queja de por medio.

Como parte de este sistema de supervivencia me construí también barreras altas y gruesas, murallas casi impenetrables y un armazón que no delataba sentimientos ni debilidades ni miedos, mientras detrás de él temblaba como pollito en medio de la lluvia.

Hace mucho me perdí de mí misma y pensé que encontarme sería muy difícil… Hoy descubrí que no lo es en absoluto; mi esencia nunca ha dejado de estar ahí, solo era cuestión de dejarla salir a flote, aceptarla, amarla y mimarla.

Aquí estoy…

…and I’m ready.

Advertisements