Tengo miedo

Posted: January 25, 2011 in De diario

Uno de esos miedos que se manifiestan como una punzada profunda que arde en las entrañas; uno de esos miedos que te ponen el estómago en un sube y baja que sube muy alto y nunca termina de bajar.

Este miedo no me deja dormir. Mientras me tiendo en la cama, en una oscuridad que no me deja ver el techo de mi propia habitación, puedo sentirlo trepando lentamente por mi espina dorsal, afianzando violentamente sus garras en mis vértebras: en la quinta lumbar, en la séptima torácica, en la tercera cervical… amenazante, cercano.

Luego se detiene, se regocija en un torrente de adrenalina, alimentándose, haciéndose más grande, más fuerte. Entonces se suelta y se estira, llegando por fin a mi cerebro, viajando a velocidad luz por mis sinapsis, anidándose entre la angustia y manteniéndose calientito con la incertidumbre. Se queda, se arrulla, se duerme en mi vigilia pesada y lenta.

Después llega la mañana. Me paro de la cama y el miedo se despierta, viaja una vez más entre dendritas soñolientas, volviéndome torpe y distraída, elevando mi ansiedad, carcomiéndome el cerebro de a pocos. Arrebatando mis débiles intentos de concentración.

La ironía es que este miedo es resultado de mis propias búsquedas, de mis luchas personales, de los sueños que he venido persiguiendo. Este miedo es la única prueba tangible de que estoy haciendo algo y que lo he estado haciendo bien… y este miedo se encuentra tan arraigado a cada célula, que comienzo a creer que matarlo podría resultar en mi propia muerte.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s