Realidades alternas

Posted: December 13, 2012 in De diario

Más de una vez me pregunté qué hubiera sido de mi vida si hubiese tenido el valor de hacer esto o aquello, haciendo caso omiso de las enseñanzas recibidas desde edad bien temprana. Me divertía hacerlo; me entretenía dibujarme caminos alternos que al final me llevaban siempre al mismo destino, al mismo resultado… y algunas veces al mismo infierno.

Justificaba detrás de buenas razones, cada decisión tomada con temor: “era lo más sano”, “era lo correcto”, “era lo prudente”, me repetía cada vez que me dolía alguna oportunidad pasada por alto.

Luego vino el tiempo del no-tiempo. Esa época en la que vivía más en mi mente que en la realidad; esa en la que todo lo que escribía era reflejo de deseos reprimidos –escritos que nunca verían la luz de un papel, un blog o un estado del Facebook— Esa época en la que a diario me preguntaba cómo sería mi vida si la hubiera besado; en la que todos los días me construía escenarios que desenlazaban irremediablemente entre sus brazos.

Y ahí, estando suspendida en una realidad inerte, sucedió que la oportunidad que dejé pasar docenas de veces, regresó.

Después… el caos.

Tornados, heladas, tormentas eléctricas azotaron allá afuera, pero mi corazón estuvo bien protegido entre sus manos.

Hoy en día camino en lo que por años fue solamente una realidad alterna.

Y la vida es simplemente: perfecta.

Advertisements

C M Y K

Posted: December 12, 2012 in De diario

Antes de ti vivía en blanco y negro; todo era una interminable escala de grises con algunos highlights y otras zonas de sombras exageradamente pronunciadas. Cuando la sobrexposición no me quemaba era porque la opacidad me estaba matando de frío. El enfoque siempre estaba en el ángulo equivocado, provocando distorsiones incómodas, distrayendo la atención de lo que era en realidad importante. Los tonos nunca encontraban los medios; el contraste se hacía cada vez más marcado.

And then you came into the picture…

 

 

Y mi mundo se llenó de color.

Posted: November 23, 2012 in De diario

Tengo las neuronas entumecidas después de tantísimo tiempo sin escribir. Los dedos me pesan sobre el teclado y tambalean torpemente tratando de encontrar las letras. Comienzo a quitar las sábanas blancas y a soplar el polvo que se acumuló -durante casi dos años- en aquel rincón donde decidí guardar las ideas para que no escapasen traicioneras.

Tratar de reconectar con mi blog pinta ahora como una intervención que requerirá una buena técnica de CPR, máscara de oxígeno y equipo de desfibrilación… no sé si pueda encontrar las ganas o la inspiración, pero quiero hacer el intento.

Después de todo, aquello de bloggear era bonito.

Distinto

Posted: March 29, 2011 in De diario

Esto que experimento tan nuevo, tan raro, tan diferente, que siento que me revienta, me quema, me ahoga al mismo tiempo que me eleva, me calma y me salva.

Mi mundo está de cabeza y sin embargo, por primera vez todo tiene sentido… quizás esto es lo más parecido a lo que sintió Louis de Pointe du Lac al abrir por primera vez sus ojos de vampiro y mirar en derredor suyo.

Nada se ha movido, pero todo es distinto.

Me encanta que todo sea distinto

Closing time

Posted: March 23, 2011 in De diario

“Every new beginning comes from some other beginning’s end”

 

 

Tengo miedo

Posted: January 25, 2011 in De diario

Uno de esos miedos que se manifiestan como una punzada profunda que arde en las entrañas; uno de esos miedos que te ponen el estómago en un sube y baja que sube muy alto y nunca termina de bajar.

Este miedo no me deja dormir. Mientras me tiendo en la cama, en una oscuridad que no me deja ver el techo de mi propia habitación, puedo sentirlo trepando lentamente por mi espina dorsal, afianzando violentamente sus garras en mis vértebras: en la quinta lumbar, en la séptima torácica, en la tercera cervical… amenazante, cercano.

Luego se detiene, se regocija en un torrente de adrenalina, alimentándose, haciéndose más grande, más fuerte. Entonces se suelta y se estira, llegando por fin a mi cerebro, viajando a velocidad luz por mis sinapsis, anidándose entre la angustia y manteniéndose calientito con la incertidumbre. Se queda, se arrulla, se duerme en mi vigilia pesada y lenta.

Después llega la mañana. Me paro de la cama y el miedo se despierta, viaja una vez más entre dendritas soñolientas, volviéndome torpe y distraída, elevando mi ansiedad, carcomiéndome el cerebro de a pocos. Arrebatando mis débiles intentos de concentración.

La ironía es que este miedo es resultado de mis propias búsquedas, de mis luchas personales, de los sueños que he venido persiguiendo. Este miedo es la única prueba tangible de que estoy haciendo algo y que lo he estado haciendo bien… y este miedo se encuentra tan arraigado a cada célula, que comienzo a creer que matarlo podría resultar en mi propia muerte.

Dicen los chinos…

Posted: October 26, 2010 in De diario

Que cuando se bebe con un amigo querido, mil shots no son suficiente y que cuando se habla con alguien desagradable, unas pocas palabras son demasiado.

La mayor parte de las veces las palabras sobran a mi alrededor.  Algunas veces extraño a esos pocos, excéntricos -y a veces torcidos- amigos quienes con una caminata colmada de palabras me hacían el día.